Cerrar
Cerrar

Contacto

Dejanos tus inquietudes y comentarios y ayudanos a seguir mejorando.

Por favor, chequeá los datos que ingresaste

Cerrar
17 de Octubre

EL FIAT ARGO CON MEJOR MOTOR

Recientemente estrenado en Argentina, el hatchback posee un motor con cuatro cilindros, 8 válvulas y distribución variable que promete alta eficiencia y enfrenta a los multiválvulas.La llegada del nuevo Fiat Argo incluyó una novedad que no se ve. Se trata del motor naftero 1.3 perteneciente a la nueva familia global de propulsores FireFly desarrollada por Fiat Chrysler Automobiles (FCA) y fabrica en Brasil, donde también hay uno con tres cilindros y un litro de cilindrada.

    • Compartir


 
Se trata de motores con una nueva concepción que, según la marca, privilegia el elevado torque y el bajo consumo de combustible principalmente durante la aceleración moderada.
 
Por otro lado, la marca anunció que para accionar el eje único de comando de válvulas, los Firefly utilizan poco más de la mitad del torque necesario en los motores multiválvulas, que tienen un conjunto complejo de componentes (cuatro muelles, cuatro balancines y cuatro válvulas). A lo mencionado anteriormente se le suma el sistema de roller finger, que reduce la fricción y la pérdida de energía interna, lo que se traduce en un aumento de la potencia y el torque, y en la disminución del consumo y las emisiones.


 
Según la automotriz, la eficiencia también se logra con el variador continuo de comando de válvulas de admisión y escape, sistema que permite pasar del ciclo de funcionamiento Otto al Miller durante los regímenes bajos y medios.Además, cuenta con comando de distribución mediante cadena, lo que brinda una durabilidad de 200.000 kilómetros.
 
Combinado con una caja manual con cinco marchas (en Brasil también hay una automatizada), el nuevo motor Firefly de 1,3 litro del Argo cuenta con 99 caballos de potencia a 6.000 rpm y 127 Nm de torque a 4.000 rpm. Aún no lo probamos, lo que aumenta la curiosidad teniendo en cuenta los desarrollos mencionados más arriba.

Lucas Morlan
PorLucas Morlan